29.5.09

El Grial está ahí, delante de ti

Esto se lo escribí a un amigo de Colombia hace ya bastante tiempo:

Estando mejor, me daba cuenta de que en las mismas circunstancias uno puede ver las cosas de muy diferente manera. Quiero decir que no ha habido ningún cambio afuera desde la ayahuasca a hoy, lo que cambia en definitiva es la manera en que percibes la realidad.

Y él me respondió:
Precisamente se trata de eso, de mantener una posición de observador, de testigo permanente, procurando que el filtro de la realidad que es nuestro estado anímico permita permearla sin sesgos. Para eso hay que mantener ese filtro limpio, sin esos residuos o lastres que impidan contemplar todo el espectro, o por lo menos el mayor posible. Esto no significa que no debemos comprometernos emocionalmente, por el contrario, la vida se vuelve mucho más intensa pero con la clara conciencia de la permanente impermanencia, lo cual nos libera.

Ayer fue una jornada realmente curiosa para mí, ya que pasé por una media docena de estados de ánimo perfectamente discernibles y analizables por separado, no como suele sucederme a menudo, que las emociones quedan contenidas bajo un muro de apatía. En esta ocasión, la tristeza, por ejemplo, era tristeza en estado puro; la dicha, dicha pura; y otro tanto las demás. Lo tranquilizador fue que al encontrarme yo en la tristeza, en la pena, no sólo podía manifestarla libremente como pena, sino que al reconocerla como tal no tenía riesgo de confundirla, por ejemplo, con la ira, que es una emoción muy nociva y que, al menos en mi caso, funciona como catalizador a la vez que de barrera para evitar que se manifieste la pena, una emoción de la que suelo avergonzarme. Comprendí, después, que la ira es una emoción baldía -como la gramilla que ahoga el césped- y, que para colmo, en vez de filtrar la emoción original, la alimenta, con lo cual a ésta se le suman otras accesorias (la culpa, por ejemplo) que tras un análisis más o menos sencillo de la situación he llegado a la conclusión que parecen ser de naturaleza artificial. Es ahí, en el sitio de las emociones construídas artificialmente, donde actúa la cultura.
Si bien estoy en los prolegómenos de mi autoanálisis, una vez más resulta tranquilizador -muy tranquilizador, diría yo- saber que hay una parte de mí sobre la cual la cultura no puede influir. Se trata ahora de descubrir -en caso de que esto fuera posible- cuál es la emoción pura que me define (que no la que me gobierna) como ser humano, en este momento de mi vida.

Hace años, llorando a mares delante de una amiga, me dio por preguntarle entre hipos:
-¿Cómo hago para que deje de dolerme todo este amor?
Y ella, que es sabia, me dijo:
- Dándolo -. Se encogió de hombres. Ella también tenía los ojos empapados: - No tienes otra alternativa.

El Grial está ahí, delante de ti.

10 comentarios:

Analía unblog dijo...

Sí, lloramos mucho por no recibirlo, sobre todo las mujeres guuuuuuuaaaaaaaaaaaa........... hemos llorado por siglos yendo de vícitmas.......... en vez de bendecir ese amor del que somos capaces. Muy sabia tu amiga, sí. Me encanta esta post, Fata, un abrazo.

Silvia dijo...

Me ha parecido muy buena esta reflexión tuya....y maravilloso y acertado el comentario de tu amiga,hasta que no seamos capaces de dar incondicionalmente no estaremos preparadas para recibir todo lo que la vida tiene para darnos!

Gracias por este post!:)

Raticulina dijo...

Yo no he probado la ayahuasca, pero sí la mescalina, e identifico totalmente esa posición de testigo permanente que me ofreció. Desde entonces estoy más cerca de mis emociones, puedo reconocerlas y ser en ellas, quitando interferencias.
Cuál es mi esencia? no lo sé, pero quisiera que el asombro formara parte de ella y no me abandonara nunca.

Un beso

Fata Morgana dijo...

Hola, Rati... sabes que la mescalina era mi fantasía de toda la vida, por don Juan con mescalito... por Morrison con los Doors, también es planta maestra. Yo tengo pensada una toma para junio, a ver si la hago. Y sí, las emociones se reconocen y analizan en otro estado de conciencia. Mucho tengo que agradecer a Oscar que me haya mostrado, via internet además, el camino de las plantas sagradas.

Silvia. Y sí, dar puede ser más placentero que recibir, aunque el secreto esté en dar sin pensar en lo otro. Todo el mundo lo dice, pero poco se pone en práctica.

Ana, de ese amor somos capaces TODOS, pero sí que es verdad que su falta generó hace tiempo algo llamado histeria.

Baccio and abraccio a tutti quanti.

tula dijo...

..
....,me fascina vuestra forma de comunicar, los hombres tenemos miedo a expresar los sentimientos...,salvo excepciones....,además nuestra soledad es más desoladora al no poder compartir...,solo poca cosa.....,que envidia me dais...y eso que creo en el SER, y nada en el género de orden social...

Fata Morgana dijo...

Ya, Tula... (por cierto quería comentarte algo sobre la toma de junio...)
¿Que a los hombres os cuesta más? Supongo que la desolación será para vosotros... pero yo conozco hombres que son como nosotras. Se necesita mucho curro, claro. Y experiencia en el compartir. Pero la admiración ya es un buen principio.
Besos.

Anónimo dijo...

Ok, habiendo como hay un homo antessesor... yo, homo también, me inco a tus pies Fata Morgana, ovarios de oro, ya que por estos medios no se ve mucha hembra que se desnude + allá de las tetas, así que................ suprem.
CH-CH
pd. sabés que soy más de Hipatia, pero LaFey tiene también su gustito.

Sr.Psicoplasma dijo...

he visto tu comment en lo del ipsum y te lo copiopego aqui de nuevo--allí a veces me censuran posts, jajaja:



John Lamb Lash habla de esto en su libro “Noy in his image”. Para él, la idea de que “Dios está dentro de nosotros” es una idea que inrodujo Clemente de Alejandría–para Lash un falso gnóstico. La idea de que llevamos a Dios dentro, dice Lash, ha sido ampliamente adoptada por el pensamiento místico de la New Age. Lash habla más bien de “la muerte del ego” asociándola con la noción de que más que encarnaciones de “Dios”, seríamos “instrumentos de Dios”–no olvidar que Lash habla más que de Dios sobre Sophia, a quien hace equivalente a Gaia en su estupendo libro. Te he cortado y pegado el cacho donde lo dice en esta dirección: http://tinyurl.com/lrwlhm

te quejarás

saludos

Fata Morgana dijo...

Gracias, Psico, y sobre todo gracias por pasarte. Bueno lo de Lash, tendré que leerlo. De todas maneras, cuando hablo de sentir a Dios dentro es más una experiencia -o lo que yo concibo como experiencia... ya hilando más fino entraríamos en cuestiones hermenéuticas- y no una idea. Pero también he sentido que Dios me utilizaba, algún día contaré una experiencia extraordinaria que tuve hace muchos años. Lo de Clemente, ni idea, pero gracias por el dato.

Chinchu: algún día voy a poner las tetas también :D, sólo que nunca lo sabreis: se dice el pecado pero no el pecador.

Un abrazo a los dos.

Fata Morgana dijo...

He visto que ese libro no se consigue en castellano, Psico.
p/d. Sí, soy una ignorante. No sé hablar inglés. Pereza continental.