7.12.08

Ver y creer

La piedra angular del método científico es el postulado de la objetividad de la Naturaleza. Es decir, el rechazo sistemático de considerar que ninguna interpretación de los fenómenos en términos de causas finales, es decir, de “proyecto”, puede conducir a un concimiento verdadero. Postulado puro, siempre indemostrable, pues es evidentemente imposible imaginar una experiencia que pudiese probar la no existencia de un proyecto, de un objetivo perseguido, en cualquier lugar de la naturaleza. Pero el postulado de la objetividad es consubstancial a la ciencia, ha guiado todo su prodigioso desarrollo desde hace más de tres siglos. Es imposible deshacerse de éste, aunque sea provisionalmente o en un dominio limitado, sin salir de aquél de la misma ciencia.

Jacques Monod, Premio Nóbel de Biología

(...)

El ADN es un texto que contiene información, que es leído y transcrito en ARN- mensajeros que alimentan los ribosomas, esas verdaderas computadoras moleculares, que traducen las instrucciones gracias al código genético y construyen el resto de la maquinaria celular, las proteínas enzimas, esos robots miniaturizados, que elaboran y mantienen la célula-fábrica.
(…)
En biología, la cuestión de la conciencia del ADN nisiquiera es planteada. La biología sostiene que el ARN es un “simple producto químico”, un ácido desoxyrribonucleico. Aunque se lo describe, a la vez, como una molécula y un lenguaje (haciendo de éste una suerte de substancia informacional de la vida), no se lo considera conciente, o viviente, puesto que, por definición, los productos químicos son inertes.
Me preguntaba: ¿cómo la biología puede presuponer que el ADN no es conciente si ella ni siquiera comprende el funcionamiento del cerebro humano, asiento de nuestra conciencia, ya que él mismo es elaborado a partir de la información contenida en el ADN? Nuestra propia conciencia es el fruto de la naturaleza: ¿cómo esta última podía no ser conciente?
(…)
En el curso de este estudio me había familiarizado con ciertos límites de la mirada racional que, por su focalización, tendía a fragmentar el conjunto y a disecarlo en elementos individuales más pequeños. Así, sabía que la asociación de contrarios y la complementariedad eran con frecuencia excluídas de su campo visual. Pero también había terminado por darme cuenta de uno de sus efectos más perniciosos: la aproximación racional tiene tendencia a minimizar todo lo que ella no comprende.
(…)
Cuando he sabido que la biología molecular afirmaba que el 97% de ADN en nuestro cuerpo era “pacotilla” (junk, DNA), supe que estaba agarrando carne. Esta idea, que fue tan rápidamente formulada y adoptada, permitía no solamente cifrar el grado de ignorancia de la biología molecular, sino igualmente mostrar hasta qué punto estaba dispuesta a rebajar lo que no comprendía. En inglés, la palabra junk posee connotaciones negativas bastante serias: es lo que uno pone en el basurero.
(…)
En el fondo, esto puede ser una de las cosas más importantes que he aprendido en el curso de esta investigación: se ve lo que se cree y no solamente a la inversa. Y para cambiar lo que se ve, a veces es necesario modificar lo que se cree.

Textos extraídos de "La serpiente cósmica", de J. Narby.

Photo/post: Pablo Amaringo (Amazonía peruana, 1938).

8 comentarios:

Jurema dijo...

Holita...
Precioso cuadro de Pablo Amaringo.
Y buen texto .
Un beso

Fata Morgana dijo...

Otro para ti, linda :+

Jurema dijo...

Te dije que tengo uno precioso?

En el primer post de este blog veras un trozo del Pablo Amaringo que le compré..
Un besuco

Kyboy dijo...

muy interesante.
Lo que muchos escépticos ultraracionalistas no entienden es que este tipo de posiciones filosóficas pueden ser muy serias (ontológica y epistemológicamente hablando)y estan lejos de defender ese creacionismo ramplón e ingenuo que tratan de defender los cristianos fundamentalistas gringos.

Andreu dijo...

- Namasté Roxanna!

. ¿Qué tal todo? Espero que muy bien. ¡Me ha encantado el lienzo de P. Amaringo! Había leido algo sobre él y había visto algún trabajo suyo, pero éste que tú tienes expuesto es precioso. Y a raíz de habértelo visto aquí me he aficionado más todavía a sus pinturas y a todos-as los pintores-as que "pintan a través del yajé".
"La serpiente cósmica" es un libro que me planteaba leer en en breve, una vez que ya tengo acabada la lectura de "Yajé: El nuevo purgatorio". El de la serpiente, ¿tú lo has leido? ¿Qué te ha parecido?

El día 26 acudiré nuevamente a Can Bolet, a hacer otro trabajito de tú ya sabes qué. Ésta será ya la 3a. vez!!
¡A ver si te "animas" de nuevo. Sería un placer volver a verte!

Te mando un fuerte abrazo.
¡Hasta pronto!

Fata Morgana dijo...

Andreu, qué grata sorpresa!!! Yo también voy!!! A despedir el año con los Abuelos. Así que nos veremos. Y la Serpiente sí que la leí, aquí tengo el libro a mi lado... Excelente libro y excelentes reflexiones, radicales desde el punto de vista del racionalismo, y muy removedoras. Te reconocerás en él.

Y sí Ky... El libro a mí me encantó, y lo recomiendo, sobre todo por la sinceridad y el buen hacer de este hombre, que con una sóla toma fue capaz de mover cielo y tierra -y no exagero- para hallar coincidencias realmente impactantes entre mitos de los cinco continentes, llegando a conclusiones que son para hacer trastabillar el paradigma actual. Y lo que es valiente y loable de su parte: que no se corta a la hora de denunciar el uso y abuso de sustancias que deberían estar patentadas por sus pueblos originarios, a fin de que en el futuro no sean fagocitadas por los laboratorios químicos, que ya sabemos por lo que van.

Pues nada, Jure, que ya os dejaré una de las mías también. A Pablo lo conoce Jordi, y tanto a él como a Alonso me encantaría conocerlos. Sería un lujo.

Un abrazo a los tres.

abcd dijo...

Creo que colabora también con unas asociaciones peruanas de ayuda a drogodependientes a través del uso del yajé.
Lo leí hace mucho, y es buen libro.
Saludos.

Fata Morgana dijo...

Uy, abcd, se me había escapado tu comentario...
Dices bien, mr. Narby ha cedido los derechos de su publicación a esas asociaciones de ayuda a drogodependientes. Y lucha también por que se reconozca el derecho de "copyright" de las plantas maestras a las tribus a quienes pertenecen. Básicamente a fin de que Mercurio no penetre más aún en ese gran templo del saber que es la Amazonía con fines lucrativos.

Un gran abrazo.