13.2.10

Hipatia de Alejandría, la fábula



Unos pocos días más en este mundo,
y cada cual retornará a su origen;
la gota de sangre al corazón profundo,
el agua al río y el río al océano inmenso;
y la gota de rocío que cae del cielo ascenderá al cielo de nuevo,
liberándose del polvo que la lastraba,
deshelada la escarcha que la encadenaba a la hierba y a la tierra.
Y así, cada vez más alto, por entre lunas, estrellas y soles,
por entre los dioses y los padres de los dioses,
cada vez más pura a través de vidas sucesivas,
hasta que entre en la Unidad Absoluta y encuentre, por fin, su hogar.

-Hipatia de Alejandría

Singular el caso de Hipatia, que durante siglos ha sido señalada por muchos como "atea". Ahora mismo no me apetece entrar en el complejo entramado que ha llevado a identificar ateismo con agnosticismo, que lo he visto por ahí a propósito de la película de Amenábar, pero sí que me apetecía poner este escrito. A sabiendas de que siempre le traería algún destello de iluminación, Hipatia se ofrendó a la duda. Hipatia, hija adoptiva de la posibilidad como causa y origen de todos los fractales y patrona de las incertidumbres. Que ésa era su manera de creer. La más pura, quizá, y también, por qué no, la más austera.
Amenábar la reduce a una fábula. Lástima.
-------------------------------------------
Nota: vaya mi agradecimiento para Ludovico por el texto de Hipatia, cuya fuente ha sido Withall N. Perry, "A Treasury of Traditional Wisdom", Quinta Essentia, Cambridge (UK), 1991, págs. 728-729.

9 comentarios:

Cartas en la noche dijo...

Yo, francamente, ignoro si la vida es o no es ese círculo cerrado que no conoce otro fin que el encuentro de cada cual -en toda su desnudez- con el Espíritu de Dios, despues de interminables ires y venires, o reencarnaciones. Pero de un tiempo a esta parte estoy epezando a tener algo parecido a la conciencia de que que "estoy empezando a volver". No sé si es un espejismo destiado a sustituir los menos amables espejismos de la esperanza en el futuro. Y tampoco sé hasta qué punto puede o no achicar el espacio del miedo al morir. Pero me hace bien...

Un beso
Carlos

tula dijo...

Caray!! con la Hipatia, estaba clara como agua de alta montaña.
No he visto la película, me acercaré a verla....porque esto de hacer leyenda una realidad...ufff, es negar de entrada la posibilidad.
un beso.

hiniare dijo...

"...y la gota de rocío que cae del cielo ascenderá al cielo de nuevo,
liberándose del polvo que la lastraba..."

Ese lastre pesado de polvo y carne y huesos... Hipatia, ¿no te das cuenta de que eso es lo que somos?

Saludos, Fata Morgana. Este personaje sigue siendo muy interesante. Nos leemos,
h.

Gitana Negra dijo...

Bellisima entrada, gracias.

Fata Morgana dijo...

De distintas maneras, Hipatia siempre mueve a admiración y reflexión...
Besos a tod@s!

Teresa dijo...

Gracias por el regalo de este texto que me ha llegado muy profundo.

Es una pena que en la peli se haya desperdiciado la ocasión de ahondar en la sabiduría de esta mujer fiel a si misma. Me han dado ganas de indagar más sobre ella...

Un beso.

jcaguirre dijo...

Vi Agora y me mediogusto. Coincido con todo lo que decis pero yo esperaba algo mucho peor. Pedirle al tiempo presente que entienda la profundidad espiritual de Hipatia es del todo imposible... Como imposible es que no convierta a Hipatia o a los antiguos griegos en un antecedente mitológico de los científicos modernos o de la razón moderna... De hecho a eso se llevan dedicando en los últimos siglos deformándolo todo.

Con todo la primera escena de la peli me gusto al saber presentar la sensibildiad espiritual griega aunque me parece que desde el punto de vista del director no fue más que una casualidad...

Fata Morgana dijo...

Te diogusto o te disgustó? Deduzco que te habrá dado gusto por lo que dices de que te esperabas algo peor... Es que la Hipatia que construye la chica ésta se parece tanto a la señorita Jacinta... como que le falta rigor (y además no envejece nunca). La escena de reflexión bajo el cielo, cuando están sitiados, ¿has visto los decorados?¡Es que parecen de cartónpiedra! Y luego el guión... como que se me queda a medias. Coincido, eso sí, en que la primera escena mueve y hay otra de poder, claro que desde lo estético, la de la invasión, en que se ve al gentío desde arriba corriendo como hormigas. El resto, bue... entre otras cosas: maniquea, aunque lo que dices tiene mucha razón, ¿cómo atravesar el grueso muro del mito científico moderno? En el caso de Amenabar, imposible. Y fuera quien fuera el director, de otro modo seguro que no vende.

jcaguirre dijo...

Siendo muy malo diría que los aciertos de Hipatia de Amenabar, esas primeras escenas, son como lo del "burro y la flauta". Con todo me esperaba algo todavía peor.