16.12.08

El iluminado


Un monje llegó ante el maestro Mat-zu buscando ayuda para resolver una de las preguntas clásicas de la dialéctiza zen: “¿Qué sentido tiene la llegada de Bodhidharma desde el oeste?”
El maestro sugirió que antes de proceder con el problema el monje debía hacerle una postración. Mientras el monje se postraba devotamente, el maestro le propinó un patadón en el culo.
La inesperada patada resolvió en un momento la turbia cuestión en la que el monje se había visto sumergido durante algún tiempo. Cuando sintió el pie del maestro, alcanzó la iluminación de inmediato.
Más tarde le decía a todo el mundo: “Desde que Mat-zu me propinó ese patadón, no he podido dejar de reir".


Osho- El sendero del Zen

2 comentarios:

Analía dijo...

Hola Fata!!! aquí Ana llamando a tierra desde Baires,,, con un lorca de bochorno (la síntesis hispargentina suena bien). Gracias por dejarnos el enlace (¿y el otro porque no se abre?). Un abrazo!!!

Fata Morgana dijo...

Qué lindo...
gracias por escribir, Ana. El otro se abre, si pinchas al costado de éste verás el enlace.
Abrazo de osa con bonetito rojo.