2.8.08

Mamá laxante

El mundo entero ha aplaudido esta aria durante más de 200 años. Lo que yo me pregunto es: ¿cómo pueden sentimientos tan mezquinos haber inspirado algo tan bello? Conociendo los versos, perversidad y belleza se unen en Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen como el agua y el aceite en un mundo desconocido. Lo conocido, es la sospecha de que ciertas madres han sido, siguen y seguirán siendo siempre las gestoras de un sistema que en vez de nutrir, intoxica.


Vídeo: La flauta mágica, de Wolfang A. Mozart

1 comentario:

Otorongo dijo...

En directo es alucinante.
Las artes intentan dominar la emoción por encima del contenido... como en la vida misma.
Abrazos, Fata.